Tortuga que se creía extinta desde 1906 fue divisada en Galápagos

 

Expertos del proyecto internacional “Giant Tortoise Restoration Initiative” (GTRI) descubrieron el pasado domingo 17 de febrero en la isla Fernandina, en el archipiélago de Galápagos (Ecuador), un ejemplar de tortuga gigante que, según los primeros indicios, pertenece a la especie Chelonoidis phantasticus o tortuga gigante de Fernandina. Los expertos indican que se trata de una hembra adulta, que posiblemente supera los cien años de edad.

El ejemplar ha sido trasladado a una zona de protección para su estudio en detalle y en las próximas semanas se llevarán a cabo estudios genéticos para confirmar la filiación del animal. El último ejemplar de tortuga de Fernandina, conocido hasta ahora, fue localizado sin vida en abril de 1906 por el biólogo estadounidense Rollo Howard Beck.

El equipo científico del GTRI, que incluye especialistas de la dirección del Parque Nacional Galápagos y la organización “Galapagos Conservancy”, intensificarán ahora los trabajos de estudio en esta Isla, para la búsqueda de más ejemplares de la especie supuestamente extinta, con la intención de poner en marcha un proyecto de recuperación.

En una nota oficial difundida en internet, el ministro del Ambiente de Ecuador, Marcelo Mata Guerrero, ha destacado que “el Parque Nacional Galápagos cuenta con todo el respaldo del Gobierno Nacional y del Ministerio del Ambiente para desarrollar las investigaciones que se consideren necesarias para garantizar la conservación y preservación de las especies que albergan las Islas Galápagos”.

El espécimen localizado fue trasladado en lancha, el mismo domingo 17, hasta el Centro de Crianza de Tortugas Gigantes en Santa Cruz y permanecerá en custodia de los guardaparques en un recinto especialmente preparado pare este tipo de animales.

Jeffeys Málaga y Washington Tapia, líderes del proyecto de búsqueda, creen que es posible la existencia de más tortugas en Fernandina, debido a que encontraron “huellas en otras áreas de la isla, separadas por flujos de lava de erupciones recientes”.

Fuente: La Vanguardia

Para acceder a la información completa, haga clic aquí